martes, 13 de setiembre de 2011

Donde mi voz se hace páramo

Donde la voz se hace páramo
y el contacto humano
mera parafernalia,
las caricias
apolillan el espinazo,
los abrazos
nos escinden como a nubes,
el cielo corta en dos el pensamiento,
caen plumas,
vuelan detrimentos,
la piel transmuta en follaje
Donde mi voz se hace páramo,
el tiempo se acuclilla,
la brisa abre las piernas
y a punta de silencio y sangre
emerge tu recuerdo.//

3 comentarios:

Rayuela dijo...

hacía tiempo que no leía un poema tan bello


un beso*

Cassandra dijo...

Precioso dolor, escrito en verso.

Besos, muchos

Madame Vaudeville dijo...

Apocalíptica belleza del dolor.
Le abrazo